jueves, 31 de diciembre de 2015

Artículo "Somos Instantes" (Maga Caléndula) publicado este mes en la Revista de la SEI (Sociedad Española de Ilusionismo)

Ilusionismo _ SEI_ Edición especial Magas


Previo al artículo, una tarde cualquiera:

Gonzalo Albiñana: Hola Cris, el próximo mes quiero sacar un artículo sobre magas en la revista de la SEI, te apetece colaborar?

Cris (sin pensárselo dos veces): claro! Cuenta conmigo... :)

Cris (subsconciente): no tengo ni idea de lo que voy a contar…

He de escribir sobre magia, sobre ilusión, prestidigitación, y qué puedo yo aportar? Qué puedo contar? Hay magos que técnicamente me dan mil vueltas…y todas las técnicas están escritas en los libros. Me da tanto respeto todo lo que tenga que ver con la magia, y el pasar por el tamiz de cualquier crítica. Bien, no me gusta hablar sobre mí o sobre lo que sé hacer, creo que esa parte le toca a otros, hoy en día hay tanto egocentrismo, la gente se expone como la fruta en un supermercado,  pero sí puedo contar experiencias vividas, situaciones, momentos, detalles, instantes en los que la adrenalina se apodera de mí cual fuego volcánico y todo gracias a ella, la magia…(léase con tono profundo y sentido) la mejor de mis amantes.

Hablaré desde el punto de vista teatral, que es el mundo en el que estoy inmersa, el espacio donde me sumerjo cada semana y con el que estoy más familiarizada. El “bonito” mundo del teatro.

Los minutos previos a una actuación para público real, con “real” quiero decir que es un público ajeno a ti, a tu persona, completos desconocidos, ciudadanos de un mundo y cada uno de su padre y de su madre. No existe relación alguna con las personas a las que vas a ofrecer tus peripecias, no es un grupo de amigos, ni una actuación familiar, son personas que han pagado por una entrada de teatro , con lo cual, vienen con “expectativas”. Esto quiere decir que es un público exigente, por lo tanto, hay que responder.

Bien, estos minutos previos, son un auténtico caos, al menos en mi caso. Te encuentras en un pequeño camerino oscuro con la respiración acelerada, estresada por haber montado previamente todo un arsenal de atrezzo mágico en un tiempo muy limitado. La minuciosa preparación de los juegos lleva su tiempo y en el teatro no existe. El respeto hacia los actores y su espacio y el tiempo de montaje dentro de un teatro con multiprogramación es y debe ser inalterable. No puedes irte en tiempo, no te le puedes permitir. Has de tener muy claro dónde va cada elemento y la precisión juega un papel muy importante. No te puedes equivocar, ni en orden, ni en tiempo, ni en lugar, lo que viene a continuación es un “directo” en toda regla señores, esto es lo que hay. 




Una vez aclarados estos minutos de estres en montaje, dónde estábamos… sí, en el camerino. Éste es el momento. El camerino es el lugar por excelencia, tu intimidad, tu espacio, tu respiración, una especie de confesionario atrapamiedos.  No importa cómo te sientas, toda tu basura se tiene que quedar ahí antes de salir. Es como un “lavado automático” de tu ser. Te encuentras reflejado frente a un espejo de luces como el que ves en las películas de Fosse, frente a tí, cara a cara, en soledad compartida con tu otro yo, el yo que ha de salir a escena. Es un momento muy íntimo y por lo tanto especial.  Es ahora, justo ahora, cuando me miro fijamente al espejo y me creo el personaje que me he inventado, el cual tiene mucha parte de mí, pero más exagerado.  Supongo que yo no cambio tanto a la hora de actuar, la vida ya sabéis es puro teatro, y yo me la tomo un poco así. Además he de añadir que soy géminis y reconozco la dualidad de personalidad que hay en mí, una pelea constante, un pie para adelante y otro para atrás…
Mientras me doy los últimos retoques aplicando la pintura lentamente, escucho acomodarse al público, ya están aquí y comienza la cuenta atrás. El ritmo de mi corazón se acelera y eso me gusta. Lo minutos son los justos, así que ejercito los músculos de la cara y respiro profundamente, un par de tragos y me coloco en posición de batalla, hay que ir a por todas! hay que divertirse, y mostrar una fe absoluta en la grandeza de la tarea que he decidido acometer, la producción de efectos deben atraer la mirada y desconcertar las mentes.  A veces miro detalladamente entre el telón, es una mirada momentánea y estudio a las personas, sus reacciones, me fijo en su comportamiento sin que se den cuenta y esto me sirve para hacer una selección, aquellos con los que en un rato interactuaré, “los elegidos”, es importante seleccionarlos bien, hay que ser selectivo en esta vida, no todo vale, hay que protegerse J

Lo que viene después no lo voy a contar, lo podéis ver vosotros mismos cualquier fin de semana que os apetezca, os invito y animo a ello en el teatro Off de la Latina. En pleno corazón del Madrid más castizo, “Zascandileando” Un espectáculo en pequeño formato cálido, cándido y divertido, para público familiar donde intento llegar a los niños y también a los adultos, donde se realizan juegos de manipulación y magia de salón combinado con una bonita selección musical y en el que interactúo con dibujos animados del ilustrador/animador en 2D/3D David Robles García, mi hermano. Un espectáculo que sigue en gestación, del que sigo aprendiendo y que intento mejorar cada semana, donde se le da mucha importancia a los pequeños detalles y que pronto cumplirá un año en cartel. En estos tiempos difíciles, esto es una suerte, y me siento muy agradecida.
Los entresijos del teatro y las anécdotas que se van creando de forma natural, sin querer, son innumerables, así como las recetas de diversión. En un espectáculo de magia se dan infinidad de situaciones dispares, es lo que más me gusta de esta profesión, además de las reacciones profanas. Pero este espacio no daría de sí para contar tanta aventura.  Lo que sí que creo que es importante destacar en este ámbito teatral es que a los magos, en general, nos falta mucho por aprender de este increíble y atrayente mundo. Sabemos de magia, somos expertos en ello, practicamos a diario, y mucho, pero transmitir, comunicar, interpretar, proyectar, etc, por no hablar de estructurar bien nuestros números, dar un sentido a nuestro espectáculo, establecer un hilo conductor, ambientarlo, iluminarlo. Reunir todos estos factores es muy difícil y no es lo habitual. Cojeamos…Hay compañías de teatro que hacen auténticas maravillas. Aprendamos de ellos. Hay que ver mucho teatro, hay verdaderos profesionales.

Una reflexión sobre Movimiento, Versatibilidad y comunicación.

Cada una de las técnicas que utilizamos para crear una rutina de magia requiere de precisos movimientos.  El movimiento ha de ser limpio y natural y como diría nuestro respetado René Lavand cuanto más lento mejor. Debe existir cierto grado de armonía y coordinación en cada uno de los desplazamientos. Nuestro cuerpo tiene innumerables posibilidades de movimiento. El cuerpo humano es una complicada máquina de una perfección insultante. Necesitaríamos dos vidas enteras para conocerlo al detalle. Desconocemos todas las posibilidades que nos brinda y no le sacamos suficiente partido.  Edward Gordon Graig, un visionario de la escena, una de las personalidades más relevantes del teatro occidental del s XX, en su libro “Del arte del teatro hacia un nuevo teatro” nos habla continuamente de la importancia del movimiento. Es increíble todo lo que se puede llegar a transmitir sin decir ni una sola palabra y lo que podemos llegar a incrementar nuestro número, expresar  pensamientos y emociones del personaje concreto que uno encarne. Os recomiendo encarecidamente su lectura.

Nuestros movimientos deben ser naturales, hay muchas formas de lograr esa sensación de naturalidad que debemos aplicar en nuestras rutinas y esto se logra con mucha práctica y paciencia y estableciendo una diferencia entre ellos:

Alguien que conoce sobre el movimiento y el gesto natural, escribe: “Wagner hace tiempo que puso en práctica el sistema de la acción escénica natural ensayada últimamente en el Theatre  Libre de París por un comediante francés, es un sistema que, felizmente, tiende a ser más y más adoptado” J  La artificialidad es aberrante, hablemos mejor de movimientos necesarios o inncesarios y la naturalidad se ajustará a cada momento, la acción en tanto que es adecuada, es natural, pero nunca debe ser un capricho.

Es interesante estudiar el movimiento. En las películas del ilusionista y cineasta francés George Méliés se juega continuamente con el movimiento y el cambio de planos. Descubrió el stock trick  accidentalmente cuando estaba rodando el tráfico de una calle de París. El mecanismo de la cámara se atascó; el tráfico siguió moviéndose normalmente pero la cámara dejó de rodar hasta que Méliès pudo arreglar el mecanismo. Más tarde, al proyectar la película, quedó atónito al ver a un autobus transformarse de repente en un coche fúnebre. Lo que realmente había sucedido es que el autobus se había movido fuera de plano tras atascarse la cámara y había sido reemplazado por el coche fúnebre cuando ésta siguió rodando. Méliès usó esta técnica para filmar trucos de magia.


Dos cualidades muy en sintonía y muy presentes en la vida de un mago son la versatibilidad y la comunicación.

Las circunstancias y situaciones que se presentan siempre son muy diferentes, desde el lugar donde uno actúa, hasta el tipo de público que se va a encontrar.  Por lo tanto la capacidad para adaptarse con rapidez y facilidad a las distintas situaciones que se den es importante (No es lo mismo actuar en un teatro para un público familiar que actuar en un local nocturno con un público adulto, en la calle o para una empresa).
Aquí la comunicación entra en juego, qué difícil es comunicarnos bien, que alguien interprete exactamente tu mensaje sin crearse ninguna confusión ni malentendido. Esto ocurre en el día a día, en mi opinión la falta de comunicación es uno de los problemas más graves de este mundo hostil. Teniendo todas las herramientas del mundo para comunicarnos, no nos entendemos. Se pierde tanto, por no comunicarnos bien, por eso hay que cuidarla muchísimo, hay que dedicar tiempo en buscar el lenguaje adecuado para quien te está escuchando, hablar en el idioma del público que tengas delante. La retórica ha desaparecido se ha perdido el mimar y cuidar la oratoria, esto es una auténtica tristeza, el castellano es tan amplio y tan bonito y apenas se usa. Es necesario transmitir con claridad y ser ágil en respuesta para todas las situaciones dispares que se presenten.

Voy a contar un par de anécdotas para darle un poco de gracia a este escrito, y que tienen que ver con esto que os cuento:

En un viaje por Alemania Holanda y Bélgica, en el verano del 45… digo 2013, encarnando un papel similar al de Mary Poppins. en una situación muy rocambolesca,   si os digo la verdad, no sé que pintaba yo allí ya que estoy bien lejos de ese mundo , créanme, a mí me cuesta mucho llegar a fin de mes. El “cómo” llegue ahí es lo de menos. Dentro del marco de un concurso internacional de Hípica, me encuentro disfrutando de una increíble y suculenta comilona rodeada de millonarios, deleitándome con alimentos que no había visto en mi vida y sintiéndome muy desubicada/ desorientada en cuanto a protocolos de educación a esos niveles. Imaginad la escena, intentaba mantener el tipo con mucho disimulo sintiéndome Grace Kelly en un día en la hípica..:))). 

Después de semejante banquete, tenía intención de fumarme el cigarrillo más placentero de mi vida (de aquella aun fumaba) y al ir a buscar el paquete, maldición! Había desaparecido cual paquete de maga! Inmediatamente con la ansiedad en el cuerpo me giré y sin pensarlo de forma natural me acerqué a la mesa más cercana y pedí un cigarrillo. Una situación normal que se da todos los días, pero cual fue mi sorpresa al encontrarme una respuesta silenciosa acompañada de una mirada fría y ofensiva totalmente fuera de lugar.

Qué estaba ocurriendo?  yo solo pedía un cigarrillo. Al instante me dí cuenta de lo que estaba pasando. Una mujer estaba ofendiendo a un hombre de otra cultura por pedirle un cigarrillo (no sé si imagináis esta escena: Cómo se te ocurre a ti, “mujer” dirigirte a mí) “escalofriante”, esa es la palabra, me hizo sentir como un “0” a la izquierda, yo no existía para él.  Conocía la cultura árabe, y el papel que por desgracia le toca vivir a las mujeres, lo había visto de cerca en algún que otro viaje, pero a estos niveles la frialdad es absoluta. Que una mujer desconocida le pida un cigarrillo a un hombre y en este caso del estatus de un Jeque Árabe es como diría Viccinni “incocebible”. Bien amigos, no sé si por mi inquieta forma de ser, en ese momento recordé lo negociantes que son los árabes, así que decidí volver a molestar al susodicho del turbante y le propuse un negocio. Le dije que le haría un juego de magia si me prestaba su cigarrillo, el tipo desconcertado, me miró pestañeando y supongo que desperté su curiosidad, abrió el paquete de cigarrillos y me prestó uno. A partir de aquí,  pues ya sabéis, mini espectáculo “improntu/in situ” en vivo y en directo. Señoras y señores voilá!! Magia!!.

 Su desconcierto fue enorme! Primero se quedó paralizado y luego arrancó a reir a carcajada compartiendo su nueva sensación con el resto de sus “coleguis adinerados” de la mesa, al tiempo que me suplicaba: “otro por favor…” y continuamos el improvisado Show. Vaya, se habían cambiado los papeles, pero quien manda aquí?. Mi nuevo amigo decidió regalarme todo el paquete, cuánta generosidad, pero decidí coger solo uno, yo solo quería un cigarrillo, por el amor de Dios…no su compasión. Era tan difícil de entender?.

Aquella historia fue muy cómica. El placer que un mago siente cuando termina con resultado su efecto, es indescriptible, pues bien, en este caso, mi satisfacción fue apoteósica.  Jajaja. No solo por la realización del juego, había conseguido romper una barrera cultural en tan solo unos minutos, lo que muchas mujeres solo por el hecho de haber nacido en otro lugar diferente al mío y a las que se les priva su libertad desde que nacen no podrán conseguir jamás… He aquí la versatibilidad mágica y el poder de la misma. Que ocurran este tipo de cosas en pleno siglo XXI es de asustar y mucho. Resulta chocante, pero la historia en realidad piénsenlo es muy triste.  

Como esta anécdota podría contar tantas…en cualquier momento, en cualquier situación te plantas a hacer magia. Es bonito hacerla cuando nadie se la espera, aquí al contrario que en el teatro no hay expectativas, con lo cual, el resultado se potencia. Asaltas cual bandido al primer ser que se cruce en tu camino y le sorprendes doblemente. Es bonito regalar ilusión a la gente que la ha perdido, implicarse, trabajar con la ONG Ilusionistas Sin Fronteras te hace crecer  mucho como persona, te hace darte cuenta de que tu no tienes problemas.

La magia te salva de tantas situaciones, en Latinoamerica he dormido y comido gratis por hacer unos juegos de magia, en otros países donde no se ve mucha magia el respeto por ella es muy curioso, está más relacionada con poderes sobrenaturales y te ven como si fueses un enviado de Dios… o un ser de otro planeta. Es realmente divertido.

En España tenemos la suerte de verla fácilmente, está más relacionada con un divertimento dentro de cualquier programa cultural. Es uno de los Países donde puedes ver mucha y muy buena magia, sobre todo de cerca y se concentra un nivel técnico importante de profesionales del gremio del mundo y esto es una suerte.  Pero también hay que ser conscientes de que a esta bella afición le queda mucho camino por recorrer para que pueda ser considerada como un gran “arte” y pueda recibir más apoyo cultural y estatal.
En otros países como en Francia, en mi opinión está más integrada culturalmente, también es cierto que es la magia de escena la que más se practica y ésta por su condición es más visual / teatral. Hay números realmente bonitos. A mí personalmente me parecen muy artísticos, cierto es que tiendo a la magia de escena y también al gusto francés, soy una incondicional amante de su cine y de la delicadeza de su arte.

En cuanto a la mujer en el mundo de la magia, un mundo donde más del 90% son hombres,  a mi juicio, pienso que se está integrando poco a poco, muy bien, cada vez se ven más mujeres en los congresos, y en los escenarios, aunque al público le siga llamando la atención el ver a una maga, ya que no es lo habitual, pero eso es positivo es una ventaja para nosotras. Gema Navarro ha hecho un previo e importante trabajo para reconocer e introducir a la mujer en este género y esto hay que agradecérselo. Yo puedo decir que he sido siempre muy bien tratada, apoyada y respetada por mis compañeros y me encuentro muy bien en un círculo de magos donde se da mucha importancia a los valores humanos más que a la competitividad y otro tipo de componentes negativos que contaminan la mayoría de los sectores.

La magia es una forma de vida, es una salida de la realidad en la que vivimos, un lugar donde todo puede ocurrir y la imaginación alcanza su mayor protagonismo.

Veo las cosas que existen, y me pregunto por qué… sueño con las cosas que no existen y me pregunto por qué no? Mi nombre es Caléndula y ha sido un placer dedicar estas líneas a la revista de la respetada Sociedad Española de Ilusionismo. Gracias y hasta pronto.



Cristina Robles (Maga Caléndula)